270 Pétalos después

La ferocidad del viento acaricia el suelo, 
poniendo cachondo el césped,
donde estoy tumbado,
intentando encontrar las posibilidades de nuestra relación deshojando una margarita.

Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere. Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere. 
Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere. 
Me quiere... Joder, no me quiere.

Dos años después, y 270 pétalos después,
puedo confirmar que las margaritas también se equivocan.

Facebook: https://www.facebook.com/Tucuerpoenverso/?ref=bookmarks
Instagram: https://www.instagram.com/tucuerpoenverso/
Twitter: https://twitter.com/Tucuerpoenverso

Entradas más leidas

Un camino diferente - Capítulo 1